24/03/2017

IES Alventus y José Cabrera trabajando juntos en Trebujena

El alumnado de secundaria de los institutos “Alventus” y “José Cabrera” se reúnen para sensibilizarse sobre la realidad de las personas refugiadas.

En el primer encuentro, titulado “Enfrentando la realidad”, el grupo de alumnos y alumnas de ambos institutos trabajaron sobre las diferentes concepciones del mundo del REFUGIADO.

En la segunda sesión han debatido y configurado el perfil de las personas que se ven obligadas a marcharse de su país ante la desatención de sus gobiernos en diferentes situaciones de conflicto.

En este sentido, y siempre desde la experimentación, el alumnado ha sido sometido a tres pruebas en forma de dinámicas.

La primera de ellas, el famoso juego de las sillas. Los alumnos y alumnas han pasado por cinco fases que representan simbólicamente las principales dificultades a las que se enfrentan los refugiados.

1.-RECOPILANDO-1024x768Una vez concienciados sobre la dificultad de la transición de una vida de cómoda rutina hacia el interrogante de la huida, la siguiente dinámica saca a debate los motivos que impulsan a esas personas a realizar este drástico cambio.

Una última dinámica les enfrenta a la injusticia de quien puede elegir frente al que no tiene esa oportunidad. Divididos en cuatro grupos, el primero de ellos, se acerca a una mesa donde escoge qué se llevará en su huida (medicamentos, agua, ropa, comida); el segundo grupo, también goza de ese privilegio, aunque las opciones son menores y no tan útiles; el tercer y cuarto grupo se debatirá entre el desarrollo de la imaginación que permitirá dar valor y reinventar la funcionalidad de lo que ha encontrado (monopatín, maleta), o bien, la desesperación ante la falta de oportunidades que su suerte les ha deparado (maletín de maquillaje).

La tercera sesión se ha iniciado con el repaso de los conceptos que deben haber sido asumidos tras los encuentros anteriores. Hoy se ha incidido nuevamente en el descubrimiento del comportamiento de las sociedades en situaciones de conflicto.

En una primera dinámica, los alumnos y alumnas habían elegido al azar unas tarjetas con roles sociales. Se han dispuesto en círculo y debían ir avanzando hacia el centro-meta, a medida que su posición social, condición sexual, ideología política o estado de salud, se lo permitiese. Descubren en este primer momento que pocos de ellos (banqueros, políticos, profesores, ingenieros) pueden alcanzar la meta o estar muy cerca de ella cuando hablamos del potencial de actuación – pensar, vestir, viajar… libremente-, frente a otros compañeros y compañeras (enfermos, cartoneros, mujeres de edad avanzada, homosexuales) que veían cómo se iban quedando atrás.

Sin embargo, conservando sus mismos roles sociales e interrogados sobre sus capacidades (hablar, leer, escribir, cocinar, caminar…), todos llegaron con éxito al centro del círculo, situación que les hizo pensar sobre la igualdad de oportunidades que podemos llegar a alcanzar si dejamos atrás los prejuicios.

La última dinámica los enfrenta a una sesión en la ONU, adonde han acudido como “denunciantes” para manifestar su oposición ante situaciones de injusticia social (persecución por poseer una ideológica, una religión o una orientación sexual diferente); o bien como “denunciados” que intentan explicar qué motivos les llevan a actuar de esa forma ante personas que consideran DIFERENTES.

Tras la dinámica llegaron a la conclusión, por un lado, de que las personas podemos situarnos en ocasiones en uno u otro rol y no siempre es fácil ser equilibrado, democrático,  solidario; por otro, que las personas que escapan de un conflicto, terminan enfrentándose a una doble tragedia: la huida de una sociedad que, como mínimo, las margina por su condición o ideología, y la llegada a otra que acaba en muchos casos rechazándola igualmente.

Compártelo:
Share

Reciente en Instagram

Últimos Tweets

    Lo sentimos. No se han encontrado Tweets.